no comments

Como es la ciudad de Cusco. Que ver y que hacer

panoramica de la ciudad de Cusco

Cuzco o Cusco conforma el centro turístico más conocido mundialmente de todo Perú y se localiza en el sector sur de la región de la Sierra.

La UNESCO la ha incluido en la lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad desde 1983.

Desde esta importante ciudad peruana parten las excursiones hacia la milenaria Ciudad de Machu Pichu, por eso todos los turistas que desean conocer la ciudad de los Incas, siempre deben llegar primero a la ciudad de Cusco.

Habitualmente se llega a Cusco por vía aérea desde Lima y diversos servicios de la misma índole la conectan con otras ciudades importantes del país. La llegada por tierra está condicionada al ferrocarril, tanto desde Arequipa como desde Puno, ya que los caminos son muy dificultosos por la geografía particular de esta zona montañosa.

arquitectura de Cusco

arquitectura colonial de Cusco y en el medio la Plaza de Armas

La ciudad de Cusco se ubica a 3.400metros de altura en una meseta interandina vecina a la cordillera de Vilcanota y está atravesada por el río Huatanay; su elevada altitud produce en el turista recién llegado el conocido “soroche” o mal de altura.

Arquitectura incaica en Cusco

El plano incaico original tenía la forma de un puma con cabeza de halcón, hoy totalmente desdibujado por el crecimiento urbano espontáneo. La ciudad actual se apoya sobre fundamentos incas y probablemente también pre-incaicos, pero la entrada de los españoles en 1533 y posteriores movimientos sísmicos destruyeron buena parte de las estructuras indígenas.

Los incas construían generalmente en planta rectangular aunque hay varias edificios semicirculares; desconocieron el arco de medio punto pero supieron construir el falso arco, que sólo permite cubrir espacios reducidos. Muros y murallas son prodigiosos ya que utilizaban bloques de piedra sin argamasa y perfectamente encajados; los mismos fueron cortados en ángulos irregulares pero se unen con extraordinaria precisión y constituyen estructuras anti-sísmicas excepcionales.

la ciudad de Cusco de noche

Cusco nocturna

El vano trapezoidal tanto en puertas como en ventanas, reales o ficticias es característico de esta cultura y constituye uno de los pocos elementos decorativos utilizados para mantener el ritmo edilicio.

Cuando Francisco Pizarro entró en Cuzco quedó maravillado ante una ciudad tan grande como cualquiera de las europeas de aquel tiempo; refulgía con el oro que ornamentaba sus templos y palacios de piedra. Era la espléndida capital del imperio más grande de Sudamérica.
Allí comenzó otra historia, la de la conquista española y la del Virreinato de Perú.

Sobre la urbanización arquitectónica de Cuzco

Palacio del Inca Roca donde está la piedra de los doce ángulos

Palacio del Inca Roca donde está la piedra de los doce ángulos

En varios rincones urbanos se conservan muros incaicos de piedra que se mantienen en pie y que sirven de apoyo a edificios levantados en la época colonial; donde los españoles construyeron sobre ellos templos, residencias y palacios a partir del siglo XVI.

El aspecto actual que brinda Cusco al visitante, es el de una ciudad hispana sobrepuesta a una nativa, con un relieve irregular que origina planos de marcada pendiente, recorridos por callejas y callejones angostos, de diseño intrincado y tortuoso como los de Loreto-Pucamarca, Amaru-Cancha y Hatún Rumiyoc.

En este último, la notable precisión y encastre de los bloques se refleja en la famosa “Piedra de los Doce Ángulos” que forma parte del muro del Palacio del Inca Roca, uno de los atractivos arqueológicos y turísticos para ver en Cusco.

Con el mestizaje, estilos y técnicas pictóricas europeas se incorporaron a la capacidad creadora del nativo y eso dio nacimiento a una nueva concepción artística con un sello local inconfundible. Así se fue conformando la Escuela Cuzqueña de Pintura desarrollada a lo largo de los siglos XVI y XVII e integrada por artistas indígenas, como Diego Quispe Tito, y muchos otros anónimos que trabajaron bajo las pautas del renacimiento y del barroco español y flamenco con temática religiosa.

La producción de pinturas para satisfacer los requerimientos de templos, capillas, conventos y particulares fue enorme y transformó a Cuzco en un gigantesco taller de arte sacro.

Lugares y atractivos para ver en Cusco

Plaza de Armas Cusco

Plaza de Armas

La antigua Plaza Ceremonial incaica sirvió para trazar la Plaza de Armas de Cusco, de planta rectangular y amplia superficie, hoy dividida en canteros trapezoidales bordeados con setos vivos, arbustos y flores; en el centro se ubica una artística fuente, con dos platos de tamaño decreciente en altura desde los que se derrama el agua a la taza que le sirve de base.

Alrededor de la plaza se distribuyen los edificios tradicionales de la planificación urbana española como la Catedral que data de 1560 y ocupa el lugar donde estaba el Palacio del Inca Viracocha.

Su amplia fachada de piedra está flanqueada lateralmente por dos macizas torres-campanarios; una de ellas contiene la campana más famosa, de 6 toneladas, fundida en bronce, plata y oro cuyo sonido dicen que se escucha hasta unos 40km de distancia.

catedral de Cusco Peru

Catedral de Cuzco

El frente presenta un portal central ornamentado y dos laterales más reducidos y casi libres de decoración. Posee planta en forma de cruz latina con tres naves y esta enriquecida por diez capillas. El estilo predominante es el barroco con mezcla de otras influencias; el coro está tallado en madera de cedro, y el púlpito es una joya del plateresco.

En el Tesoro Catedralicio, que abunda en colecciones de joyas y objetos de culto realizados con metales preciosos, se destaca una gran custodia de 26kg de oro macizo. Además, aloja una notable pinacoteca formada por obras muy valiosas pertenecientes a la Escuela Cuzqueña.

La Iglesia de la Compañía se apoya sobre las ruinas del palacio del Inca Huayna Cápac y ocupa uno de los sitios de mayor jerarquía alrededor de la plaza. Es una de las más destacadas de la ciudad como exponente del barroco; data de 1651, año en que comenzó su construcción bajo la dirección del arquitecto jesuita Juan Bautista Egidiano. Su frente esbelto, alto y angosto, en el que predomina la línea vertical, parece desafiar las condiciones sísmicas de la zona.

Se manifiesta como una magnífica fachada-retablo de piedra, con tres niveles superpuestos acompañados de otras tantas aberturas que están flanqueadas por elegantes columnas corintias anilladas con hojas de acanto; un remate trilobulado corona este cuerpo central.

Iglesia de la Compañia de Jesus Cusco

Iglesia de la Compañía de Jesus

Dos macizas torres cuadrangulares se ubican lateralmente y presentan la parte inferior lisa, mientras que los niveles superiores van enriqueciéndose en decoración; óculos de forma elíptica permiten ver las campanas, y cupulines proporcionados se apoyan sobre pequeños templetes ubicados en ángulo.

Su interior es de una sola nave con crucero de la misma anchura y excepcionales bóvedas de crucería; la cúpula decorada con casetones es de perfecta media naranja por dentro, mientras que en el exterior se disimula con doble tambor y una forma más aplanada.

El retablo del altar mayor es una obra maestra del barroco cuzqueño; fue realizado en madera dorada a la hoja y concebido en entrepisos con varios niveles discontinuos, en los que se combinan telas pintadas con imágenes de bulto, líneas rectas con curvas, columnas salomónicas con otras de fuste recto y minuciosa decoración en los interespacios.

El complejo jesuítico abarca también los edificios vecinos del antiguo colegio que alberga en la actualidad a la Universidad. Su fachada presenta un cuidado almohadillado combinado con piedras en punta de diamante que van delineando el portal, las aberturas y las columnas que conforman su decoración.

balcones de las casonas que rodean a la Plaza de Armas

El entorno de la Plaza de Armas se completa con veredas porticadas sobre las que se suceden casas de una y dos plantas con paredes lisas y blancas; algunas lucen elegantes balcones volados tallados en madera con detalles inspirados en los que tenían las mansiones de la época hispánica.

Otros atractivos turísticos algo alejados de la plaza son la Iglesia y Convento de la Merced que se levantan frente a la plazoleta del mismo nombre. El eje principal de la iglesia se dispone paralelo a la calle y lo que parece la fachada es, en realidad, una portada lateral con dos niveles de ornamentación.

Iglesia de la Merced en Cusco

Iglesia de la Merced

Cuatro columnas corintias flanquean la puerta principal y la ventana con reja ubicada en el piso superior, puede considerarse como una auténtica capilla abierta.

La única torre, maciza y de base cuadrada, remata en la casa de campanas con dos arcos de medio punto en cada cara, acompañados de columnas pareadas.

El interior presenta tres naves, siendo la central más alta, hecho que permite una mayor entrada de la luz natural; posee un hermoso púlpito plateresco tallado en maderas. Allí descansan los restos mortales de Gonzalo Pizarro, hermano del conquistador de Perú y los de Diego de Almagro, padre e hijo, que compartieron las vicisitudes de la conquista con el mismo Francisco Pizarro.

El convento consta de varios claustros: el principal es considerado la obra más destacada en su tipo del barroco en Cuzco. Construido totalmente en piedra de coloración rosada, presenta un doble nivel de columnas que se anteponen a los pilares que forman los pórticos, y se apoyan en bases prismáticas y altas de planta cuadrangular.

Convento de la Merced Cuzco

Convento de la Merced

El fuste de las mismas está dividido en dos partes por un anillo con hojas de acanto que se repite en los capiteles; cada sector posee decoración incisa diferente. Un almohadillado elegante y sobrio recubre el cuerpo de los pilares, los arcos de medio punto y los espacios intermedios.

Del valioso tesoro que guarda en su interior merecen destacarse, una notable colección de pintura cuzqueña y sobre todo la custodia de 1,30metros de altura, realizada con 22kg de oro, perlas y piedras preciosas, obra del orfebre español Juan de Olmos en 1720.

El Convento y la Iglesia de Santo Domingo conforma un amplio complejo arquitectónico de líneas barrocas que ha sido restaurado en varias oportunidades debido a los destrozos ocasionados por los terremotos.

Convento y la Iglesia de Santo Domingo Cusco

Convento y la Iglesia de Santo Domingo

La estructura de ambos está apoyada sobre gran parte de los muros que constituían el Coricancha, imponente templo incaico dedicado al Sol, uno de los lugares ceremoniales más importantes y el más fastuoso de los edificios de la ciudad de Cuzco. Estaba circundado por una cornisa realizada con chapa de oro puro de unos 25m de ancho y los muros interiores se hallaban revestidos con planchas del mismo metal. Toda la vajilla ceremonial, ídolos, ornamentos y figuras de plantas y animales de tamaño natural también eran de oro y en menor medida de plata.

En la parte externa y posterior de la iglesia actual, donde se apoya el presbiterio, puede observarse un espléndido muro curvo que correspondería al altar mayor del templo incaico; tiene unos 10 metros de largo por 6 metros de alto y sobre él se apoyaba un gigantesco disco de oro.

En el interior del convento se conservan varios muros y templetes que integraban el complejo ceremonial y que hoy forman un museo arquitectónico que se puede visitar.

Los recoletos callejones de Santa Catalina y Loreto flanquean al Convento e Iglesia de Santa Catalina, que ocupan el lugar del antiguo Palacio de Huascar y del acllahuasi, que era la residencia de las vírgenes del Sol.

Convento de Santa Catalina Cusco

Convento de Santa Catalina

Parte de sus muros exteriores son incaicos originales, de extraordinaria factura, realizados con piedras cortadas y encastradas perfectamente y encierran las dependencias del convento de monjas que funcionó allí desde 1605.

Las dos portadas que posee son idénticas, con arcos de medio punto enmarcados por dos pilastras almohadilladas y pareadas a cada lado, apoyadas sobre un pequeño pedestal. En el interior se aloja el Museo de Arte Sacro donde se exponen joyas, objetos ornamentales, tapices y pinturas religiosas correspondientes a la Escuela Cuzqueña.

El Palacio Arzobispal es uno de los tantos edificios de la ciudad de Cusco que presenta el basamento formado por un muro construido con piedras de antiguas construcciones incaicas desmanteladas por los españoles. Sobre él se apoya la residencia del arzobispo, con paredes lisas y encaladas, aberturas con balcones volados de madera y techo de tejas a dos aguas. Alberga al Museo de Arte Colonial, donde se puede apreciar una interesante colección de muebles y objetos utilizados en el ámbito doméstico y público de la época virreinal.

Palacio Arzobispal Cusco

Palacio Arzobispal

La modesta Iglesia de San Blas se localiza en el barrio homónimo. Guarda un púlpito extraordinario tallado en madera con primoroso detalle. Es una verdadera joya del barroco cuzqueño, de autor anónimo aunque se sabe que fueron indígenas habilidosos los que colaboraron en su factura.

Su plataforma tiene base octogonal y el antepecho está dividido en ocho paneles rectangulares, separados entre si por conjuntos de tres columnas salomónicas ornamentadas con hojas y frutos; cada uno de los paneles presenta un abigarrado conjunto de imágenes de la Virgen, santos, ángeles y obispos ubicados en pequeñas hornacinas, talladas en la misma madera y flanqueadas por columnitas torsas.

El tornavoz, repite la compleja temática entrelazando figuras de personajes litúrgicos con flores y arabescos y está coronado por una figura tallada del apóstol San Pablo.

En el repecho del pintoresco callejón Tucumán se destaca el Palacio del Almirante, otra de las casonas de la ciudad que posee muros incaicos en la estructura, los cuales contrastan notablemente con su portada plateresca.
Allí funciona el Museo de Arqueología con varias colecciones de piezas pertenecientes a las distintas culturas indígenas de Perú.

Palacio del Almirante Cusco

Palacio del Almirante

Existen además gran cantidad de otros lugares turísticos para ver en Cusco, sobre todo pequeñas iglesias que conservan tesoros de arte ejecutados durante el periodo hispánico, como las de Santa Clara, San Pedro, Belén, Santa Ana, San Antonio Abad, San Agustín y San Francisco.

Paseando por Cusco

Es muy agradable recorrer las callejuelas sinuosas e intrincadas, detenerse en las plazoletas y contactarse con la población indígena, colorida y silenciosa, que ofrece la venta de sus productos artesanales, bocadillos y bebidas.

paseos en Cusco Peru

En la periferia urbana de Cuzco no puedes dejar de visitar a la Iglesia de San Sebastián, cuya espectacular fachada-retablo fue realizada por el maestro indígena Juan Manuel de Sahuaraura en el siglo XVII.

En América, el sentido de las portadas-retablo tuvo la intención de sacralizar el ambiente externo, a diferencia del objetivo que cumplía en la ciudad española, donde formaba parte del engalanamiento de la calle.

No Responses

Translate »